Destemplada

Lil Fredes

No es el invierno el que me triza los huesos,

sino el saberte gélida entre la espesura de la tierra,

en la imposibilidad del encuentro

y el terror del futuro sin memoria.

No hay cábala para desandar el abismo del desasosiego

y no importaría su eficacia, si la hubiese,

pues también me han negado el misterioso don de la fe.

He nacido entre escépticos

y en el centro de la incredulidad

se me ha concedido una única certeza:

la de tu muerte.

No hay forma de recuperar el solsticio,

ni rehusar a esta herencia al destierro.

___________

Disculpa madre por estos versos improvisados que no son oda sino desconsuelo, pero al menos pude escribirte.

(Publicado originalmente el 21 de junio del 2013)

Lil Fredes/liúbula

Comunicadora social, enfocada en los espacios y expresiones culturales, las tecnologías y la didáctica en aulas virtuales de aprendizaje. Feliz cómplice de Nodo Común. Fan de las letras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.